Demandas absurdas, curiosas y raras… la gente se aburre mucho

27 02 2008

Demanda GoogleTras algunos problemas con nuestro servicio de posteo, volvemos a la carga con una noticia que ya es conocida por muchos, pero ignorada por otros: una demanda contra Google, pero no una cualquiera sino… la demanda más absurda del mundo.

El caso ocurrió en un juzgado de Pennsylvania, cuando Dylan Jayne se presentó con una goja manuscrita donde explicaba la demanda contra Google. Al parecer, asegura que su número de la seguridad social, escrito al revés, representa el nombre “google”, lo que le provoca angustia y desazón por estar sometido a un constante peligro.  Hasta ahí todo “bien”, pero es que habría que imaginar la cara del juez cuando le indicó que reclamaba la módica suma de 5.000 millones de dólares por daños y perjuicios. Llegados a este punto, cuando más de uno está pensando contra qué se pegaría en la cabeza el señor Jayne de pequeño para llegar a pensar esto, hay que decir que la denuncia es completamente legal, pero el gigante de Internet… missing.

Otra de las demandas más curiosas la protagonizó Scott Gómez, cuando demandó a la cárcel donde se encontraba recluido por la caída que tuvo durante su escapadita. Al parecer, los nudos de las sábanas se “relajaron”, y lo peor es que nuestro amigo estaba a 12 metros… Al final un mes en el hospital. Pero justo cuando se le aclararon las ideas, presentó una demanda contra las autoridades carceleras por “motivarle a escapar”, argumentando que “temía por su seguridad y por su vida”. Lo mejor de todo es que aduce que debían haberle explicado que si intentaba escapar, lo más seguro es que se hiciera daño.

Y siguiendo con esta línea de demandas que seguro hacen sonreír a más de un juez, en el año En 2004, Timothy Dumouchel, de Fond du Lac, Wisconsin (Estados Unidos), demandó a una compañía televisiva por haber hecho engordar a su esposa y transformar a sus hijos en unos amantes de tumbing o sillón-ball (no hay noticias de la disciplina olímpica utilizada por los chicos).  “Creo que la razón por la que fumo y bebo a diario y si mi mujer sufre sobrepeso es porque vemos la televisión a diario desde hace cuatro años.  Ese mismo año, Frank D’Alessandro, un funcionario judicial de Nueva York, demandó a la ciudad por las heridas que sufrió tras estallar el váter en el que estaba sentado. Sin comentarios.

About these ads

Acciones

Information

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: