Cuando perdemos algo…

30 12 2007

TrasgoHoy, de vuelta de vacaciones, quisiera reflexionar sobre un hecho basado en la más pura cotidianeidad, que nos ocurre a todos y que parece que no se le da la importancia que exige. Vayan estas palabras a favor de aquellos que se preocupan por lo inaudito de lo habitual:

 

Todos hemos perdido algo alguna vez. Unas llaves, la cartera, el reloj… todo está a expensas de esa fuerza que no llegamos a comprender y, puede que nunca lo hagamos. Teorías sobran: para algunos se tratan de duendes burlones, trasgos y demás criaturas juguetonas que tienen por única afición llevarse aquello que, en ese momento, estamos buscando. Estos seres están presentes desde el principio de los tiempos en civilizaciones del mundo, escondiéndose en las sombras, jugueteando con guasa mientras nosotros perdemos la paciencia revolviendo toda la casa para que luego nos aparezca el mando de la tele justo delante de nuestras narices. Y parece que no es fácil librarse de ellos: en Galicia, por ejemplo, existe la leyenda de que hay dos “métodos efectivos” de alejar a un trasgo de nuestra casa. La primera es quitándole el sombrero, pero está claro que no es demasiado viable. También podemos recurrir a depositar encima de la mesa un pequeño cuenco con arroz, guisantes o garbanzos… ¿Qué para qué? Parece ser que todo trasgo que se precie tiene un agujero en la mano. Pero eso no es todo, ya que si un trasgo ve nuestra “trampa de garbanzos”, no podrá evitar ponerse a contar el número exacto que hay dentro. Como es evidente, cada garbanzo que deposita en su mano se vuelve a caer dentro del cuenco, y así durante toda la noche, hasta la salida del sol… y los trasgos odian el sol. Es entonces cuando saldrá como alma que lleva el diablo a refugiarse quién sabe dónde. Y asunto resuelto… así de fácil.

 

En otras culturas, los responsables son los jinas, que serían los antecedentes de los conocidos “genios de la lámpara”, aunque con un carácter pelín… demoníaco, así que no es aconsejable cruzarnos con ellos. Por supuesto, la creencia generalizada es nuestro simple descuido… que cada cual elija la opción que más le satisfaga.

Anuncios

Acciones

Information

6 responses

30 12 2007
meneame.net

Cuando perdemos algo…

Interesante post sobre posibles explicaciones para esas desapariciones que perdemos todos los días.

30 12 2007
Ambrosía

Gracias por la información, ahora ya se porque pierdo tantas cosas, … mi casa debe estar llena de trasgos, jinas, duentes …y demás seres traviesos.
Voy ahora mismo a ponerles los garbanzos…. por si acaso.
Un beso

31 12 2007
clementine

sea como fuere, aparecer, no apareció… 🙂

31 12 2007
manuelssaint

Vaya…Ahora lo entiendo todo.

31 12 2007
sinchi

EXITOS PARA EL 2008!!!

12 03 2008
tata

¿En la playa también hay bichos de estos?. No creo ,porque se pondrian a contar los granos de arena y no se llevarían las cucharas ¿no? . ¿Dónde estará la maldita cuchara?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: