Nuestro planeta, esa cuna que nos mece

17 09 2007

TierraEs una época en la que miramos más al cielo que a nuestro propio planeta, que lanzamos un plátano de helio y papel al espacio para que se quede en órbita geoestacionaria por el módico precio de un milloncejo de dólares de nada, cuando dentro de nada podremos viajar al espacio como el que va a Torrelodones y hay más ordenadores inscritos al proyecto de búsqueda de vida extraterrestre SETI que a programas de búsqueda de soluciones a enfermedades… Así estamos, que nos importa más un puntito en el espacio que una montaña en nuestro propio país. A la Tierra, nuestro planeta, nuestro hogar desde siempre, aún nos reserva muchos secretos en sus entrañas. No ha sido hasta hace poco cuando se ha iniciado su exploración (apenas 2.000 años), con lo que se puede decir que estamos dando los primeros pasos en una vida de conocimiento… de autoconocimiento. Las tres cuartas partes del globo terráqueo lo forman las grandes y azules, millones de kilómetros cúbicos que pueden esconder, y de hecho pongo la mano en el fuego que así ocurre, innumerables secretos aún por desvelar. ¿Quién puede decir con seguridad que se ha explorado la totalidad de los océanos? Nadie, existen barreras como la presión que impiden que se investigue el fondo de fosas marinas mucho más grandes que el Everest. Y eso tan sólo bajo el agua. Además, podemos decir que cada día se descubren nuevas especies de animales, y si tenemos en cuenta el gran número de especies que desaparecen a un ritmo entristecedor, podemos pensar que son innumerables los animales que conviven con nosotros y jamás veremos con vida, ya que desaparecerán antes de que se hallen. Así de triste… y así de cierto. No es cuestión de dejar la carrera espacial… nada de eso, me parece muy bien que se mire al cielo puesto que es precisamente en algún punto lejano de los que vemos cada noche donde esté nuestro verdadero hogar. Pero lo que hay que tener presente es que el hogar de ahora, el nuestro, el de verdad, es la Tierra. Esa Tierra llena de basura, de guerra, de contaminación, de espacios inexplorados, de secretos inconcebibles… ese es nuestro hogar. Así que desde aquí quiero intentar que dejemos de lado un poco el cielo estrellado y miremos al suelo, a nuestra madre tierra, a Gea, para que nos deslumbre con algún susurro que se oculte tras una simple hoja, debajo de esa piedra extraña, al lado de ese riachuelo que nadie observa, en el cambio de temperatura sin sentido que azota un valle al atardecer… Miremos al suelo, miremos y sonriamos con lo que la Naturaleza nos ofrece: todo un mundo de posibilidades, todo un planeta de oportunidades.

Anuncios

Acciones

Information

One response

19 09 2007
IBB

Hasta que nuestro planeta diga basta y nos termine echando o matando. Tenemos que actuar más consecuentemente con nuestro planeta. No sólo estamos nosotros, hay muchas más especies en el mundo.
http://laslucesdeagosto.wordpress.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: