¿Hay que echar primero la leche y luego el té o al revés?

13 09 2007

TeEl ritual de tomar el té es, para algunos, equiparable al realizado en China, sólo que sin musiquita relajante ni kimonos de por medio. En la Inglaterra más clásica, se asocia todavía las mágicas 17 horas con la toma del té… todos, todos los días. Da igual que nieve o llueva, que haga frío o calor… el inglés está ahí con su té en su taza y su bigote… o al menos así lo imaginamos ¿verdad?Hay tantas maneras de preparar un té que hasta los propios británicos no están de acuerdo sobre cuál es la adecuada. De todas formas, en lo que sí que se está de acuerdo es en que si el té en cuestión se desea tomar con leche, la forma de echar ambos ingredientes es la  siguiente: primero es obligatorio echar la leche y sobre ella el té. Y por si alguno se pone exigente, sólo decir que la leche debe ser fría y sin que previamente haya sido hervida. La explicación a esta aparente locura británica es la siguiente: l té tiene como uno de sus componentes principales los taninos, que son los responsable de su sabor amargo y astringente. Pues bien, al añadir leche al té, los taninos se unen a las proteínas de la leche y disminuye en gran manera su astringencia. Pero si se echara al revés, es decir, la leche sobre el té caliente, las proteínas de aquella se desnaturalizaran perdiendo entonces la capacidad de enmascarar a los taninos. Al echar el té caliente sobre la leche fría se consigue que la temperatura aumente lentamente, dándole tiempo a la leche a realizar su tarea. De la misma manera, en la leche hervida, las proteínas ya se encuentran desnaturalizadas.De todas formas, a mi eso de echar leche al té, personalmente no me gusta nada, ya que se le va el sabor. Cierto es que sí lo hago en el café, pero no es lo mismo…¿o sí?

Anuncios

Acciones

Information

3 responses

13 09 2007
Jonathan

Realmente es interesante, conocer las costumbre británicas.

16 09 2007
María Boyd

La verdad es que la explicación a esta costumbre de poner primero la leche y después el té caliente es mucho más prosáica, aunque tampoco dudo de la veracidad y de la conveniencia de hacerlo por cuestiones relacionadas con la proteína, lo cierto es que la cantidad que se añade al té es tan pequeña que tampoco importaría mucho, me parece a mi, que se desnaturalice, AUNQUE con la cantidad de té que toman algunos, como yo, tal vez esa consideración no sea justa. La adicción al té existe tanto como la addicción al café, al cigarrito o a cosas más fuertes y es difícil de abandonar, por la cosa del “mono”.
Tengo, “desde siempre” varios libros sobre la historia del té y en todos ellos se explica que había que poner la leche FRIA en primer lugar porque las tazas eran de porcelana de China, y como el cristal, la porcelana reacciona violentamente ante la elevada temperatura del té (aprox 98 grados centígrados) y se resquebrajan o se rompen. La leche fría rebaja la temperatura un poco más y previene este accidente. Añadir leche es una costumbre inglesa porque en los países productores no se hizo nunca, que yo sepa hasta la llegada de los colonialistas.
Obviamente esto ya no es necesario y la costumbre se va perdiendo poco a poco. Además de esto hay quien como yo piensa que el té sabe distinto si la leche está caliente, pero eso puede ser una jugarreta de la mente y a la gente le dá igual, de lo que se trata es de tener la “droguilla” en la mano lo antes posible. Hay incluso “salvajes” je, je, je, que se atreven a poner el agua, el te y la leche en el microondas y se lo “cocinan” todo junto. Aaargg…

En cuanto al té de las “five ‘clock”, esto es más bien una costumbre española que se puso de moda entre la aristocracia y luego la alta burguesía coincidiendo con la merienda. Té y pastas, como lo hacen desde que se abrió el hotel Ritz de Madrid a esa hora. En el Reino Unido un te y unas galletas suele ser el tentenpié sobre las 3 de la tarde.
“TEA” hace tambien referencia a la cena, de modo que es normal que las mujeres dijeran que estan “getting tea ready”, equivalente a “hacer la cena”. Correctamente se debería deci, HIGH TEA. Esto está mal visto porque la cena es “dinner” o incluso “supper”, del francés “souper” (que viene de soupe=sopa) que suele tomarse hacia las 6 de la tarde más o menos y “high tea” es el té al que se le han añadido sandwiches, “cake” de cualquier variedad, etc., que equivaldría a la “merienda-cena”.
Por lo demás el té se toma a cualquier hora, su efecto estimulante, es un “pick me up” (levanta-ánimos).

3 10 2007
Maite Villacrés Andrade

Muy singular me resulta el llamado Ritual del Té.Primero porque es una cosa de afecto. Lo aprendí con una persona muy especial para mí a la que conocí en el año 90. Se trata de Madame Reneé Joachim de Krawsky, una ciudadana francesa mayor a mí con 65 años, se convirtió en mi mejor amiga; y tuve el agrado de disfrutar de su amistad por espacio de 12 años. Murió a la edad de 98, dejando en mí un legado maravilloso de sabiduría, bondad, exquisitez y unos modales extremadamente delicados. Desde niña me gustó mucho esta bebida, mi madre lo preparaba en la tetera, luego a la tasa en donde lo endulzaba y posterior agregaba el limón. QUE ERROR TAN GRANDE.
La primera vez que Reneé y yo tomamos juntas el té, fue una experiencia que jamás olvidaré. Eran las cinco de la tarde, nos encontrábamos para ese momento en la salita de su casa, vi una mesita de madera pequeña sobre la cual estaba un hermoso tapete blanco de frivolité. El mismo que servía de base de un charol de plata, en el que reposaban unas finas tazas de porcelana checoslovaca con sus respectivos platitos. Una hoja de papel era más pesada que la taza. Cucharitas de plata, la jarrita para la leche y unos terroncitos de azúcar. En otro platito, unas galletitas de mantequilla.
En ese momento procedió a colocar en la taza la leche fría, luego el té y me la ofreció, dijo que si deseaba podía agregarla un terrón. El mismo procedimiento hizo con su taza, a diferencia de que no le puso azúcar como yo. Meció su té con la cucharita y levantó su taza, cerró los ojos y se llevó a los labios, cómo olvidar ese momento, al mismo tiempo que lo saboreaba noté que disfrutaba igualmente del aroma. En ese momento me comentó que para prepararlo, previamente calentó la tetera con agua a punto de ebullición, la deshechó y agregó el té, luego el agua y lo tapó por cinco minutos. No hizo falta cernir, porque todo el té se precipitó. Maite, me dijo: No se olvide primero de poner la leche fría y luego el té. Me comentó que los ingleses notan cuando es colocado al revés.
Ahora, la otra parte: YO.
HIce lo mismo que Reneé. A diferencia de ella, mi té estaba dulce. Sentí que no era el agradable sabor al que yo estaba acostumbrada. Noté un amargo, el mismo que mezclado con la leche y el azúcar daba como resutado una combinación suigéneris difícil de asimilar. QUE EQUIVOCADA ESTABA. En ese momento pensé: Pero si el mío tiene azúcar, cómo estará el de ella?.
Me explicó que al té hay que saborearlo, sentirlo, palparlo. Que era una bebida de Dioses, y que si una persona sabe apreciar ese delicioso bouquet, seguró se enamorará de esta bebida; y lo que es más, nunca se podrá desprender de ella.
En efecto, eso ocurrió conmigo. Sin embargo debo recalcar que el gusto por el té, en mi caso muy particular, vino por el simple hecho de degustarlo en buena compañía, con una linda música de fondo, tratando sobre temas profundos, riéndonos a ratos. Ese es el verdadero ritual de tomar el té.
Tengo tres hijos varones, son pequeños todavía. En la tarde, mientras hacen sus tareas y yo las superviso, esperamos que nos den la cinco, y degustamos de esta preciosa bebida que sin lugar a dudas es un auténtico placer.
Gracias Madame Krawsky por ese hermoso regalo que me dio, enseñarme a degustar esta agradable bebida. Siempre que lo hago me acuerdo de usted.
Gracias también por las tacitas de porcelana checoslovaca que ahora son mías.
Maite

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: