El gato-conejo: una nueva especie de felinos que acecha los campos escoceses

7 02 2008

Gato-conejoHoy vamos a escribir otro capítulo dentro de nuestra serie de post dedicados a la criptozoología desconocida, a esos extraños animales que se salen de los cánones de la Ciencia reconocida. En otros espacios encontramos los casos habituales de Nessie, Big Foot americanos, el ya desgastado caso del celacanto pescado en nuestros días y que demostró que pueden existir animales que se creían extintos… pero la idea de nuestro apartado criptozoológico se encuentra orientado a otra serie de criaturas que no son tan conocidas como las anteriores y que son tanto o más fascinantes que éstas.

Está claro que en muchos casos no podremos aportar pruebas fehacientes sobre la información que se expone, pero prometemos que nuestra pretensión es ser rigurosos, al igual que en el resto de apartados del blog. Tan sólo queremos decir una última frase antes de entrar en materia: la criptozoología, como todos los misterios en general es, a menudo, un acto de fe hasta que la misma Ciencia lo acepta”.

El caso que traemos es algo difícil de asimilar, si bien no resulta tan descabellado, y de ahí la extraña paradoja que se genera: se trata de la posible existencia de unos animales cuya mejor descripción sería la de gatos-roedores. Nos tendremos que remontar a principios de la década de los 80, cuando parece ser que un guarda abatió a uno de estos grandes felinos en Dufftown, Banffshire, Escocia. El cadáver de la criatura fue entregado a una investigadora especializada en gatos asilvestrados, B. Di Francis, y que también es conocida por ser una de las partícipes en la denominación de los llamados “gatos de Kellas” (subespecie melánica británica del gato salvaje europeo).

La investigadora receló desde el primer momento, ya que sus largos pabellones auditivos al estilo de un auténtico conejo, un hocico poco estilizado y un entrecejo que no se parecía a lo que había conocido hasta la fecha. Sus 70cms y 15 kilos de peso ya indicaban parámetros que se salían de lo habitual para un animal de sus características,  pero fue con la disección del animal fue cuando vinieron las auténticas sorpresas: la capacidad craneal era aproximadamente la mitad que la de un gato normal, y el cráneo era macizo y con una extraña forma alargada.La investigadora concluyó que el animal que tenía ante sí era un depredador nato, con un sentido del oído muy agudizado, grandes y afilados colmillos… nuestra protagonista concluyó que se trataba de una especie de paleo félido insular.

Y ahí se quedó la investigación, latente, hasta una década más tarde, cuando apareció otro de estos gatos-conejos, esta vez en las inmediaciones de Kilbride (también en Escocia). Para el que crea que al animalito se le  va toda la fuerza por la boca, en este caso es cierto, pero lo malo es que la boca la dirigió hacia un cazador y sus perros, que hubieran quedado bastante maltrechos si no fuera por su dueño, que reaccionó instintivamente, abatiendo a la fiera. Y de nuevo nuestra investigadora tenía otro espécimen al que poder examinar… y obtuvo las mismas conclusiones, pero con la certeza de que no se trataba de un caso aislado, ya que una fotografía de finales de los años 30 y publicada en “Medioambiente Escocés” inmortalizaba la estilizada figura de otro de estos ejemplares escoceses.

Y con esto llegamos a la actualidad, donde se han obtenido algunas fotografías y videos de animales que parecen tener idéntica morfología que los anteriores, existe la creencia de que estamos ante un felino primitivo que habría visto su hábitat a algunas regiones escocesas, aunque no faltan aquellos que argumentan que es sólo una mutación de la naturaleza la que hace que un gato doméstico posea esa morfología. Lo único que podemos añadir  aquí es que esto último sería lógico si pensáramos en un solo ejemplar o, como mucho, un clan que trasmitiese en sus genes estas deformaciones, pero esto parece inviable por la dilatación en el tiempo en el que se dan los avistamientos, lo que reduce las posibilidades de ejemplares únicos, sino que se derivaría a una  nueva especie aún por clasificar.

La solución está en manos de la Genética, a través de la cual se debería mapear el ADN del felino y comprobar exactamente lo que tenemos ante nosotros… pero está claro que esto tardará en llegar. Hasta entonces, a todos aquellos que vayan a Escocia, además de Nessie pueden intentar encontrar un gato-conejo escudriñando el horizonte en medio de ese precioso paisaje.

About these ads

Acciones

Information

9 responses

8 02 2008
Átropos

Una historia absolutamente subyugante.

20 02 2008
wikispx

un gato-conejo??! vaya no me quisiera imaginar un gato-perro

19 05 2008
KA

vaya!! eso mas que un gato o un conejo parese una enoooorme rata peluda

28 07 2008
Damian

Mejor no encontrarse a uno de estos ,al parecer son bastante agresivos.

19 01 2009
gabotron

mamalo chavez enmienda un carajo te voy a matar mmv!

5 07 2009
sandy

es la prueba de q este mundo no tarda en acabar

6 07 2009
kenry

aqui en mexico se han visto algunos

chicos y no agresivos

30 10 2010
violaniñas

son unos pendejos todos los que entran a esta puta pagina de mierda los matare a todos.
ptt;me la pelan putas

1 02 2011
Leo

En argentina ha aparecido uno, busquen en la red y lo van a encontrar!

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: